Las “Core Tools” no son complicadas; Todo es ponerse. F: Hola Juan Carlos. Eres la más reciente incorporación al equipo de formadores de TCM. Ha sido la demanda de nuestros clientes habituales la que ha motivado tu llegada, para impartir los cursos de “Core Tools”. ¿Qué son exactamente las “Core Tools”? JC: Las “Core Tools” son un conjunto de cinco técnicas, que combinadas entre sí, pretenden conseguir que la planificación y desarrollo de un proyecto de elaboración de componentes para automoción, se alcance con éxito, en el menor plazo, al menor coste posible y reduciendo al mínimo los imprevistos. F: Dicho así, parece hasta sencillo. ¿Lo es realmente? JC: No es complicado. Puede ser tedioso, porque son muchos los pasos a prever y ejecutar, pero son conceptos fáciles de entender para cualquiera que tengan un mínimo de experiencia o interés en el sector de automoción. Si es cierto, que mucha gente se desanima al enfrentarse de forma autodidacta, a cinco gruesos manuales, repletos de avanzadas técnicas analíticas, si nadie te orienta cual es el extremo del ovillo, del que se debe comenzar a tirar para hilarlo todo de forma coherente. F: ¿Cuál es entonces, el primer paso para ti? JC: Yo estoy convencido de que el primer paso es la planificación. Introduciendo ya el nombre del que yo considero el primer manual, te diré que es la “Planificación avanzada de la calidad del producto” Es sencillo: Cualquiera que se ponga cocinar en su casa, lo primero que se plantea es qué plato va a cocinar. Luego piensa que ingredientes va a necesitar, cuál de todas las recetas disponibles va a utilizar, y que utensilios va a necesitar para prepararlo. Recopila todo lo necesario, lo cocina y espera que su esfuerzo dé un resultado exquisito. Pues el proceso APQP, plantea algo muy similar a la hora de desarrollar la fabricación de un producto. Se basa en dar una envergadura suficiente a la planificación de todas las actividades, hacer una lista muy detallada de todos los ingredientes necesarios para evitar olvidos e imprevistos, para después elaborarlo todo cuidadosamente. Lo lógico es que el resultado sea mucho mejor que si se va improvisando sobre la marcha. Es cierto que en los proyectos de automoción, casi siempre hay unos plazos de tiempo muy estrictos, y si nos dejamos llevar por las prisas, los desarrollos pueden ser estresantes y caóticos. A mí me gustan mucho los refranes, y hay dos que son directamente aplicables a esta actividad: “Más vale prevenir que curar” y “Vísteme despacio que tengo prisa” F: Jajaja. Que grande es la sabiduría popular. Pero el ejemplo que pones, me sigue pareciendo demasiado sencillo y coloquial, como para que se necesite un curso para poder aplicarlo. JC: Es eso justamente lo que pretendo. Explicarlo a los asistentes de forma coloquial, con los tecnicismos justos. Centrándome en lo esencial y sin presuponer conocimientos previos. F: Pero hay conceptos que suenan francamente técnicos. Yo no tengo muy claro a que se refiere el manual que se titula “AMFE - Análisis modal de fallos y efectos potenciales” JC: Dicho así, es cierto que no suena muy esclarecedor. Prefiero expresarlo como “Análisis de los modos de fallo potenciales y sus efectos”. Aunque existen versiones traducidas de los manuales, la verdad es que las traducciones son francamente mejorables. Créeme si te digo que resulta mucho más fácil de comprender la versión en inglés. Y antes de que me preguntes que es el AMFE, te diré que para mí es la pieza clave de los 5 manuales. Su ventaja radica en reunir a un equipo de especialistas de las distintas áreas que deben intervenir en el proyecto. Se les pone a trabajar en un diseño teórico, pero basándose en su experiencia, para que anticipen y valoren todo lo que podría salir mal en el proceso y el producto. Justo lo que decía antes de “más vale prevenir…” F: Ya has citado dos. ¿Para qué sirven las otras tres técnicas? JC: Cuando comencé a trabajar en calidad, alguien me dijo que “Nuestro trabajo, no era suponer, sino verificar”. Y para eso son necesarios equipos de medida fiables. El “Análisis de los sistemas de medida” (MSA), nos ayuda a conocer cuánto podemos fiarnos de la lectura de un instrumento de medida, en sus condiciones habituales de uso. No en las idílicas condiciones de un laboratorio de calibración. El “control estadístico de los procesos” (SPC) es la forma más rentable de controlar una producción. Se basa en diseñar y mantener la maquinaria productiva en unas condiciones tan estables, que las variaciones que produzcan sobre el producto, nos encajen con holgura en las tolerancias del producto a fabricar. De este modo podremos asegurar que todos los productos fabricados son conformes, midiendo solo una mínima parte. Y cuando algo se desajuste, habitualmente tendré un aviso, antes de producir la primera pieza defectuosa. Y el “Proceso de aprobación de piezas para producción” es por derecho propio el último de los manuales. Establece el protocolo a cumplir entre el cliente y el proveedor, para que ambos estén seguros de que el proyecto está funcionando tal como se ofreció, y los productos fabricados son y serán tan buenos como se esperaba. F: ¿Y eso es todo? JC: Bueno, visto al detalle, aun tendremos para unas cuantas horas de explicación y debate de dudas. Pero aportando todas nuestras experiencias, espero que sea ameno. No me gusta ser el único que hable en las clases. Todos somos profesionales. F: Muchas gracias JC, es un lujo tenerte con nosotros. Tenemos planificado próximamente este curso CORE TOOLS: INTEGRACIÓN DE HERRAMIENTAS los días 3, 4, 10, 12 y 13 NOVIEMBRE, Horario de tardes de 16,30h a 20,30h.
Archivo
Categorías

Busqueda...

¡Contacta con nosotros!

¿Necesistas ayuda?

Escríbenos

Formulario enviado correctamente!

Todos los datos proporcionados mediante correo electrónico... Leer más>>

O llámenos, es gratis:

900 828 886

arriba