5 | noviembre | 2015

SÉ COMPETENTE, ACREDÍTATE

Hasta ahora sólo los profesionales del sector profesional conocían las normas y marcas de calidad que aplicaban a sus empresas. El hecho de utilizar un sistema informático avanzado para la gestión de los procesos o el haber obtenido una certificación determinada aportaba prestigio dentro de un reducido círculo de entendidos.

Sin embargo hoy en día nos encontramos en la prensa de información general  titulares como estos; "La Policía Científica de Pamplona obtiene un sello de calidad en la realización de ensayos forenses" o "ENAC acredita un laboratorio español para determinar la velocidad y las corrientes en aguas marinas". Esto nos muestra hasta qué punto toda la sociedad está interesada en conocer y reconocer a aquellas empresas que realizan un trabajo competente y de calidad.

¿Por qué acreditarse?

En un ambiente general de desconfianza y hastío por la gestión de gobernantes y grandes empresas (recordemos el último escándalo protagonizado por Wolkswagen y sus coches trucados), resulta reconfortante disponer de herramientas que permiten el reconocimiento  en base a la competencia técnica y la garantía de los resultados. Esta herramienta es la acreditación, y la entidad que la desarrolla en España es ENAC.

La acreditación es un proceso por el cual entidades de inspección, laboratorios agroalimentarios, laboratorios clínicos, verificadores ambientales, y general los Organismos de Evaluación de la Conformidad, demuestran que cumplen con unos requisitos de calidad y de competencia técnica. Para obtenerla estas entidades deben cumplir unos requisitos establecidos en la normativa correspondiente.

Por ejemplo...

El Real Decreto 1369/2000, de 19 de julio establece los principios de  Buenas Prácticas de Laboratorio. Las empresas dedicadas a la realización de ensayos no clínicos son evaluadas de forma periódica por ENAC para garantizar que siguen estos principios cuando realizan sus estudios. Empresas dedicadas a la investigación de productos fitosanitarios, laboratorios farmacéuticos que realizan ensayos con animales o laboratorios químicos de investigación son un ejemplo de entidades reguladas por este real decreto.

iStock_000000190089MediumLa norma ISO 17025 aporta los requisitos que deben cumplir los laboratorios de ensayo y calibración que quieren acreditar sus técnicas. Estos laboratorios  son de sectores tan dispares como el agroalimentario, construcción, fisico-químico, automoción, medioambiente, etc. En algunos casos sólo laboratorios acreditados pueden realizar ciertos análisis, por ejemplo en el caso de laboratorios que analizan más de 5000 muestras de aguas de consumo humano al año.

La norma ISO 15189 aporta los requisitos que deben cumplir los laboratorios clínicos. Aunque actualmente en España esta norma tiene carácter voluntario, en el resto de Europa no deja de crecer el número de países en los que las autoridades sanitarias les exigen la acreditación para poder realizar su actividad. Por ejemplo en Francia y Hungría todos los laboratorios clínicos deben estar acreditados, en Grecia todos los laboratorios privados o en Bélgica a los dedicados al cribado neonatal e inmunodeficiencias primarias.

Acreditación, mucho más que un sello de calidad

Por lo tanto la acreditación es  más que una marca de calidad. Es una forma de trabajar que garantiza la calidad de los resultados, permite asegurar la trazabilidad de las actividades realizadas y la formación de los profesionales involucrados. No se trata de una cuestión de imagen o prestigio, sino de competencia. 

Archivo
Categorías

Busqueda...

¡Contacta con nosotros!

¿Necesistas ayuda?

Escríbenos

Formulario enviado correctamente!

Todos los datos proporcionados mediante correo electrónico... Leer más>>

O llámenos, es gratis:

900 828 886

arriba