TCM Logo
CLIENTES

11 | abril | 2022

Calibración eléctrica

Calibración eléctrica, vital para disfrutar de la Electricidad

La electricidad es una de las principales formas de energía usadas en el mundo actual. Sin ella no existiría la iluminación conveniente, ni comunicaciones de radio y televisión, ni servicios telefónicos, y las personas tendrían que prescindir de aparatos eléctricos que ya llegaron a constituir parte integral del hogar.

Además, sin la electricidad el transporte no sería lo que es en la actualidad. De hecho, puede decirse que la electricidad se usa en todas partes.

La electricidad se usa tanto en la utilización de muchos de nuestros objetos cotidianos, como en la fabricación de los mismos, como fuente de energía, y en la realización de ensayos para comprobar que los productos son conformes tanto a su funcionalidad como a su seguridad.

Por ello, hoy en día en la industria o laboratorios de ensayos existen númerosos procesos de medida donde el control de los mismos se hace a través de sensores que transforman algunas magnitudes físicas de interés en señales eléctricas. La mayoría de las variables de control de los procesos industriales se basan en el correcto funcionamiento de sus sensores de electricidad o temperatura, pero también en el campo de la energía la medida de las magnitudes eléctricas es fundamental.

Una alteración de la medición de estas variables puede ocasionar la entrega de productos defectuosos o el rechazo de los que cumplen su especificación, el desajuste de procesos productivos, reclamaciones de clientes, aumento de los costes de producción o pérdidas de imagen y confianza.

Por ello es importante, el establecer un método para diferenciar los productos, procesos y ensayos conformes y los que no los son. Lo lógico es que, entre cliente y proveedor, acuerden unas determinadas especificaciones, que hagan que se determinen las variables de proceso para conseguir esas especificaciones.

Ejemplos de la importancia de la calibración eléctrica

Calibración EléctricaPor ejemplo, en la fabricación de un determinado equipo, la resistencia de un componente debe de estar entre 99 y 101 ohmios para garantizar el funcionamiento de un determinado dispositivo de seguridad, por ello es importante que el futuro usuario esté protegido adecuadamente, y tendremos que garantizar que efectivamente el valor está entre los valores requeridos, por ejemplo, por la norma de seguridad correspondiente.

Por otra parte, cuando facturamos por la energía eléctrica que consumimos, debemos estar seguros de que lo que pagamos se corresponde con lo que realmente obtenemos. Por ello también es muy importante la correcta calibración eléctrica, con los que controlamos esa energía consumida.

La especificación, en este caso de la variable de proceso energía, establece los límites entre los que ha de situarse la medida de una característica del producto, para ser considerado conforme.

Ciertamente, no existe la garantía de que se fabrique correctamente, por ello es necesario medir nuestros productos y variables del proceso. Además, diariamente se toman multitud de decisiones basadas en las mediciones realizadas sobre las características del producto o del proceso, como, por ejemplo:

  • Aceptar o rechazar productos fabricados.
  • Regular manual o automáticamente un proceso productivo.
  • Ajustar equipos de medida con patrones.
  • Validar nuevos productos y procesos.
  • Confirmar que un proceso está en control estadístico.
  • Calificar a los proveedores de materias primas.
  • Confirmar la aptitud de los equipos de medida.
  • Rectificar variables de proceso ante un producto no conforme.
  • etc.

Para la ejecución de estas mediciones, tendremos que utilizar equipos, que por su construcción y uso tampoco nos ofrecen medidas perfectas. Debido a la histéresis y al propio envejecimiento de los materiales con los que construimos los sensores y distintos equipos de medida, los dispositivos tienen una deriva de la medida en relación con la medida inicial tras su fabricación, por ello es necesario que comprobemos que estos equipos, que nos están midiendo una determinada magnitud eléctrica estén operando bajo unos criterios de especificación definidos.

Uno de los objetivos que perseguimos con nuestros servicios de formación y asesoría en Calibración eléctrica, es enseñar la herramienta que utilizaremos para asegurar que las medidas tomadas con estos equipos tienen una calidad adecuada para asegurar el correcto funcionamiento de los productos, procesos o ensayos en los que intervienen.

Esta herramienta es la calibración y, con una calibración periódica de los sistemas de medida eléctrica podemos mantener un alto nivel de confianza en las mediciones.

Por ello, al igual que hemos indicado en las medidas, para limitar el riesgo de decisiones incorrectas será necesario establecer requisitos exigidos a los procesos y equipos de medida, por ejemplo:

  • Relación entre la incertidumbre de medida y la tolerancia.
  • Error máximo permitido y resolución del instrumento.
  • Número de observaciones que deben realizarse.
  • Margen admisible para la temperatura a la que se mide.
  • Nivel de formación y experiencia requerida para el inspector.

Para asegurar que, en todo momento, el riesgo no supera el nivel admitido son necesarias intervenciones rutinarias como:

  • Calibración y verificación periódica de los equipos.
  • Supervisión de los procesos de medida.
  • Verificaciones con muestras patrón.
  • Pruebas de comparaciones entre equipos y operarios.
  • Registro continuo de las condiciones de medida.
  • Pruebas de cualificación de los inspectores.

Consideramos, por lo tanto, que es necesario asegurar un nivel de calidad adecuado de las medidas para evitar decisiones erróneas y reducir las pérdidas económicas derivadas de productos deficientes. Sin embargo, la inversión en el control de las medidas debe guardar relación con el gasto global en metrología, y su valor óptimo será aquel que minimice el coste total

Para determinar este equilibrio entre calidad y costes asociados es necesario comprender que es la calibración eléctrica, y como se puede utilizar como operación de control de las medidas de una forma eficiente y eficaz para asegurar la calidad de las medidas de los productos.

Tan ineficaz es no realizar ningún control sobre los procesos de medida, como realizarlos y no analizar los resultados que de ellos se derivan.

Las calibraciones eléctricas, se pueden realizar utilizando una variedad de métodos y patrones, divididos en dos grupos: equipos medidores y equipos generadores.

En muchos casos nos puede interesar calibrar un equipo de medida como es un voltímetro, que usamos para la medida del voltaje de la red, pero en ocasiones debemos disponer de un equipo que usamos para comprobar en planta la respuesta de un sensor, y en tal caso, generamos una tensión que tenemos que comprobar que efectivamente es la indicada, en tal caso es un equipo generador. Es necesario que ambos equipos sean calibrados.

Si necesita ayuda, puede consultar nuestro Servicio de Consultoría en Calibracióndirigido tanto para laboratorios como para empresas industriales de cualquier sector

Cursos/ Servicios relacionados:

¡Contacta con nosotros!

¿Necesitas ayuda?

Escríbenos

Escoge una opción:

O llámenos, es gratis:

976 275 174

arriba